DESCRIPCIÓN DEL

TRAJE DE JARANA

bafqroo 2014_1.JPG

En el siglo XIX surgió el terno como variante de lujo del hipil para ser utilizado por mestizas y catrinas para ocasiones especiales. Actualmente está confeccionado con finas telas, alforzas y encajes importados; el conjunto está formado por el hipil o jubón y el fustán adornados tres franjas de figuras florales, bordadas en diversas técnicas entre las que destacan el punto de cruz, el deshilado, el calado, el sicodélico, el xma-nicté, el macizo o relleno, el sombreado, el matizado, la rejilla y el richelieu.

 

Para bailar, utilizan zapatos preferentemente de tacón en color blanco y complementan su atuendo con joyería en filigrana de oro y coral rojo, así como peinetas decoradas, un manojo de flores multicolores y un moño elaborado con listón llamado “cinta de agua” en la cabeza.

 

El color blanco para la indumentaria del bailador y en las vaquerías se le puede apreciar con pantalón y camisa tipo filipina decorada con alforzas tanto en el frente como en la espalda. El antecedente de la camisa es la “chamarra cuello filipino” manufacturada en tela de lino que usaban los hacendados hacia los años sesenta, calza alpargatas “chillonas”, que son unas sandalias de tacón alto, en color blanco y con adornos bordados con hilos dorados o plateados. El paliacate es de uso obligado y con el sombrero se complementa el atuendo masculino.